Maruata y la flacofobia

Entre la sierra madre occidental y el océano Pacífico hay unos pueblos náhuatl en la costa de Michoacán. Yo creo que es la zona más alejada de su capital. Supe de su existencia cuando un compa de la gran Tenochtitlán, hoy CDMX, se fue a pasar en Maruata las fiestas de fin de año él sólo. Me sorprendió.
Luego supe por un amigo de la Universidad que le dicen Marihunata y, muchos años después, fui a conocer esa comunidad rural. Desde entonces voy cada año para escapar del frío y por las fiestotas que se arman en la playa.
Pero cada vez que regreso, adelgazo y creía que era por la depre de enero, hasta que descubrí que es el efecto secundario de las drogas que se usan en los raves, porque su música no es para escucharla, sino para sentirla.
No me gusta estar delgado por el estigma. Así como hay gordofobia también hay flacofobia. Así que decidí atenderla, pero todo está en su lugar. Sólo tengo hacer lo que siempre he hecho para subir de peso: ejercicio. Voy al gimnasio, cuido la dieta y tomo proteínas.
Algunas recomendaciones que he aprendido de la reducción de riesgos y daños por uso de estas sustancias son:

  • Conocer sus efectos.
  • Identificar adulteraciones.
  • Cuidar las dosis de cada sustancia.
  • Saber cuáles se pueden mezclar y cuáles no.
  • Consumirlas en un lugar seguro.
  • Hidratarse durante y después del viaje.
  • Al día siguiente:
    • descansar un chingo,
    • comer muchos alimentos nutritivos
    • y tomar vitaminas, nueces y almendras.

Las comparto por si te sirven y nos vemos en el dance floor.

Publicado en Entretenimiento, Salud y bienestar | Deja un comentario

La frontera norte

Me fui a dar un rol por la frontera del norte, entre Tijuana y California para que la experiencia fuera más fiestera.
Saliendo del aeropuerto de Tijuana me sorprendió el muro, porque creí que estaba más lejos y está cruzando la calle.
Después de tres días de ir a un museo, al centro cultural y vagar por el centro, pienso que, en relativamente poco tiempo, Tijuana pasó de ser un rancho en el desierto a una frontera terrestre entre el norte y el sur globales. Sui generis.
Luego crucé al otro lado. No hice fila porque pagué un servicio de transporte público hasta Los Ángeles, pero tuve que bajarme para el trámite. Me preguntaron a dónde y a qué iba, me pidieron el domicilio a donde llegaría y me cobraron 6 dólares. No me pidieron el certificado de vacunación, pero en algunos antros sí.
Lo que más me sorprende de Estados Unidos es la gente que vive en la calle y te pide dinero. Aunque reciban apoyo del estado, son el contraste de la opulencia. La única foto que tomé fue esta, por la composición de las estrellas y el humano.
Otro contraste que observé fue el de las máquinas de allá y los humanos de acá que hacen cosas similares, como vender dulces, vigilar los espacios públicos o transportar gente en silla de ruedas. O sea la automatización de procesos.
De los Ángeles pasé a San Francisco. Me admira cómo la gentrificación puede hacer turística a una ciudad que casi siempre está nublada y con niebla. Coincidí con un festival leather, producto de la institucionalización del homonacionalismo blanco y androcéntrico.
Por último, regresé a Tijuana unos días más. Al pasar la frontera de norte a sur no me pidieron ningún documento, sólo me preguntaron si era mexicano, porque soy güero de rancho. Me sentí aliviado al volver, pero con muchos temas para pensar y sobre todo con emociones encontradas.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Pride

Una de las cosas más chidas de ser chavorruco es que puedes mediar intergeneracionalmente. Estaba viendo las marchas del orgullo de por acá y dije ¿qué pasó?
En 1969 unas trans y jotas se agarraron a putazos con la policía en Nueva York, porque se cansaron de que las extorsionaran a cada rato en un bar de mala muerte donde les daban chance de juntarse unos mañosos, que también las extorsionaban. Por eso se hacen las marchas que les dicen pride, para contraponer el orgullo a la vergüenza que da cuando te dicen cualquier sinónimo de joto, lencha o quimera (aunque seas cisbuga).
Si el pride es la conmemoración de eso, está chido sacar el antro a la calle en memoria de aquellas personas, pero también estaría chido recordar lo que pasó después y lo que pasaba antes, lo que ha pasado en otros lugares o lo que falta por pasar.
Tenemos antros (segregacionistas y fresas), pero también extorsiones en otros lugares. Tenemos matrimonios (monogámicos), pero también carestía de retrovirales. Tenemos cambio legal de sexo (binario), pero también crímenes de odio impunes. Esos indicadores de lo que hoy se aprueba o desaprueba me suenan a la división jerarquizada entre lo público y lo privado desde la perspectiva feminista.
El problema no es tanto sacar el antro a la calle,  sino que sea el único aspecto (capitalista y patriarcal) de la vida jotera que sale al público. Es como si viésemos a los bugas desfilando como si estuvieran en el antro y pensásemos que así son siempre.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

¿Qué escuchan los DJ’s de los raves?

Hace algunos años que corro para Maruata cada invierno para escapar del frío y en primavera para escapar del calor. Siempre hay toquines en esas fechas pero este fin de año hubo un rave de 2 días.

Los DJ’s estaban hospedados en una casa contigua a donde estuve acampando. Fue raro escucharlos divertirse fuera de sus horas de trabajo. Claro que se entiende que quieran divertirse. Es cansado divertir a los demás y lo que hacen es prácticamente un concierto: mezclas digitales de audio con una compu conectada a un megasonido para prender a una multitud que no perdona las fallas, sean técnicas o no.

Lo novedoso para mí fue que en su descanso pusieran otros géneros musicales que comúnmente no asociamos con el ponchis ponchis. Incluso tuvieron una discusión porque a uno de ellos le gusta la banda.

En todo caso, mis respetos para su oficio, porque no ponen música sino que la hacen en tiempo real, por lo general de noche, cuando la gente está más prendida. Por si fuera poco, al otro día mientras dormían les tocaba chutarse todos los ruidos de los turistas que durante las vacaciones abarrotan las playas de ese pueblo entre la sierra madre occidental y el océano Pacífico.

Gracias DJ’s por su trabajo. Mientras nos sigamos divirtiendo, escuchen la música que les dé la gana.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Estados de conciencia

¿Alguna vez te has sentido mareado?

¿Has perdido la noción del tiempo por estar concentrado/a?

¿Te has enamorado?

¿Has tenido lagunas mentales?

¿Te han zumbado los oídos por comer picante?

¿Se te ha subido el muerto?

¿Has tomado sustancias psicoactivas, ya sea legales, ilegales o prescritas?

¿Has tenido un viaje astral?

¿Te han hipnotizado?

¿Has probado las plantas sagradas?

¿Viste Matrix? ¿Los otros? ¿Sexto sentido?

¿Te has emborrachado?

¿Has usado realidad virtual o aumentada?

¿Te ha dado paranoia?

¿Has sentido que se mueve un automóvil estacionado cuando se mueven los vehículos de al lado?

¿Te activa la cafeína?

¿Te has pachequeado?

¿Has usado medicamento para dormir?

¿Has probado el jarabe para la tos?

¿Y el dramamine para el mareo?

¿Has experimentado la cama voladora?

¿Has sentido euforia por adrenalina?

¿Has tenido pesadillas?

¿Has bebido refresco de cola para reanimarte?

¿Has tomado azúcar para el susto?

¿Has sentido un orgasmo?

¿Has tenido fiebre hasta alucinar?

¿Te has viajado leyendo?

¿Has sentido calor por enojo?

¿Te has insolado?

¿Has hecho meditación?

¿Has sentido vértigo?

¿Has entrado en trance bailando?

¿Has ido a un rave?

¿Has estado en coma?

¿Has soñado que estás soñando?

¿Te has preguntado qué es la conciencia?

Publicado en Sin categoría | 2 comentarios

El baile de los 41 y el fumatón moreliano.

El 18 de noviembre de 1901 hubo una redada policial en una fiesta entre hombres en la ciudad de México, algunos de ellos estaban vestidos de mujer. Un hecho que hizo historia.

119 años después, se proyecta una película sobre el baile de los 41 en todo el país. Señal de la doble moral en la que vivimos, pues la violencia policial sigue ocurriendo en esta y otras situaciones.

Hace unos días se convocó a un fumatón cannábico en la plaza de armas de Morelia, algunos de los manifestantes fueron detenidos al terminar el evento.

Los movimientos sociales van y vienen, pero la violencia policial continúa.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

El año de la peste

A nadie le viene mal una cuarentena
(Cazals, 1979)
 
Me apunté a un curso en línea de diseño de cursos en línea y tengo la tarea de publicar en alguna red social una reseña breve de un libro o video disponibles en Internet. De las redes sociales más populares, la que uso es facebook, pero cerré mi cuenta temporalmente porque me daba ansiedad la información que circula sobre la epidemia que estamos viviendo en el mundo mundial contemporáneo. Así que haré mi tarea en este blog, que también es una red social, ¿no?
Después de muchas vueltas para decidir sobre qué escribir, elegí una película mexicana de 1979 que se llama ‘El año de la peste’, porque me interesa reflexionar sobre los aspectos psicosociopolíticoculturales de lo que nos tiene ahorita con el Jesús en la boca. Desde que empezaron las medidas de contingencia me he chutado la de Contagio, El amor en tiempos de cólera, La peste, Pandemia y esta que trata de una epidemia en la gran Tenochtitlán, hoy ciudad de México, de una enfermedad que te mata de volada y no se sabe qué es, pero le llaman ‘la peste’. La trama de poco menos de dos horas es sobre debatir si es o no una epidemia. La frase de un médico escéptico lo dice todo: Es una bronconeumonía común, no estamos en la edad media.
El médico protagonista defiende que se trata de una crisis gravísima pero las autoridades no le creen o no le quieren creer. Es interesante la postura de cada miembro del gabinete del presidente, de los medios de comunicación y de las autoridades sanitarias así como la reacción de la población. La relación entre todos estos sectores se materializa en personajes concretos, desde la amante del protagonista hasta los grupos anónimos que queman vivas a las personas enfermas. Su comparación con la realidad queda como ejercicio para quien la vea.
Al final muuuuuuuuuucha gente muere y sus cuerpos son recogidos mediante mecanismos que hoy usamos para la basura. Ni siquiera alcanzan a registrar su muerte. Aquí otra frase célebre, que no recuerdo literal, dice que esta es una forma de vida eterna. Me gusta el humor negro mexicano como una estrategia para aliviar el dolor y como un lapsus colectivo.
Lo que no me gusta es que el debate gira entre la autoridad política y la sociedad civil. Como si la clase política fuera autónoma. Tantas películas sobre epidemias y a nadie se le había ocurrido que esto nos podía pasar en cualquier momento. El punto central es la toma de decisiones. ¿Dinero o salud?, ¿encierro voluntario u obligatorio? ¿servicios de salud para quiénes?, entre otras. Quizá la pregunta no es qué decidir, sino quién lo decide. Y sobre todo, ¿quién, cómo, cuándo por qué, para qué y qué decisiones se tomaron para hacer posible que hoy tengamos que elegir entre esas opciones?
 

Referencias
Cazals, F. (1979). El año de la peste [película]. Conacite Dos. https://youtu.be/sprYIRyAQcw

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Saquen el glitter!

Hace mucho que no usaba este blog. Casi desde que entré a trabajar a la UPN de Morelia. No es casualidad, la chamba me tiene constreñido. El costo de ser adulto en una sociedad doblemoralista es muy alto. Contemplo con tristeza e impotencia las patanerías laborales de los hijos sanos del patriarcado. Y de las hijas también.

Por eso, celebro con infinita alegría la marcha de la diamantina (brillantina, purpurina, glitter o como le digas), convocada para protestar contra la impunidad con la que se ejerce la violencia hacia las mujeres, detonada por el caso de una chava violada recientemente por unos policías en la ciudad de México, cuyo titular de Seguridad fue rociado con diamantina rosa a modo de protesta.

68597049_748447948908359_1731604249650921472_n

Hace tiempo que estoy emputado, por todas estas injusticias sin respuesta. No son casos aislados, forman parte de una red de opresiones interconectadas. Por eso me da gusto que brote la indignación, me da esperanza ver que somos muchas las personas que estamos dispuestas a salir a manifestarnos. «No estamos locas, estamos cabreadas (enojadas)», decían en las manis feministas de Barcelona. Lo del glitter me pareción una jotería fantástica que no iba a perderme por nada del mundo.

Son muchos los factores que intervienen en estas problemáticas, habría que analizarlos concienzudamente. La corrupción, el sistema de género, la ciudadanía, la policía, las vidas precarias… Como aporte, dejo este video-denuncia hecho por Mónica Urquiza. Si me ven llorar en él, no es de tristeza sino de alegría, porque al responder las preguntas caí en cuenta de las redes de solidaridad que me ha dejado el activismo. No hemos logrado todo lo que quisiéramos, pero estamos haciendo ruido. Porque, mexicanxs al glitter de guerra.

Publicado en Sin categoría | 1 Comentario

Ética grifa

La prohibición de la marihuana, desde 1920 en México, ha producido un vocabulario codificado para que sus usuarios pasen desapercibidos. El estigma y la ilegalidad propician la cohesión en este grupo, que en su jerga se denominan grifos o pachecos.

En los últimos años, las políticas internacionales de drogas están dando un giro hacia la regulación, con base en evidencias que muestran que la prohibición no ha dado resultados y además ha generado más problemas. Entre ellos, la corrupción y el abuso de autoridad, que posibilitan prácticas como el narcotráfico y las extorsiones policiales hacia los usuarios.

De acuerdo con la asociación de Estudiantes por una Política Sensata de Drogas (EPSD), los jóvenes son quienes más padecen las consecuencias negativas de las políticas prohibicionistas, por ser más vulnerables para el reclutamiento de los cárteles de drogas y para los abusos de autoridad por consumo en el espacio público. Al respecto cabría preguntarnos, si los riesgos por consumo de drogas son un problema de salud, ¿por qué lo atiende la policía?

Además, el régimen prohibicionista provoca que sea imposible realizar investigaciones científicas sobre drogas, lo que se traduce en falta de información adecuada, reproducción de estigmas, prejuicios y riesgos para la salud.

Aunque no usemos drogas ilegales, estas políticas nos afectan, porque clasifican tendenciosamente las sustancias en legales e ilegales, porque con nuestros impuestos pagamos la manutención de los usuarios encarcelados y porque propician un clima de inseguridad y violencia derivadas del narcotráfico. Sin duda, hay que modificar la política de drogas, pero ¿hacia dónde?

En 2009 se reformó la Ley General de Salud, el Código Penal Federal y el Código Federal de Procedimientos Penales, para establecer dosis máximas de consumo personal, que en el caso de la marihuana son 5 gramos. Sin embargo, esta reforma es absurda, porque no contempla cómo obtener las sustancias, ni es congruente con la realidad de los usuarios.

Del otro lado de la frontera norte, en el país que no tiene nombre propio, algunos estados han legalizado, regulado o descriminalizado algunos usos de la marihuana. Por ejemplo, en la ciudad de Portland, Oregon, hay dispensarios donde venden esta planta, parafernalia para fumarla y productos comestibles derivados. Los mecanismos de seguridad de estos lugares reproducen tabúes y estigmas. Se encuentran fuera del centro de la ciudad y no permiten la entrada a quienes no tienen la mayoría de edad, que es de 21 años.

Estos mecanismos externos se repiten al interior de la tienda. Todo se vende empaquetado, con envoltorios dentro de más envoltorios, y a precios altos. ¿Qué clase de regulación es esa? Es una basada en el libre mercado y la estigmatización. Si por ello se consideran liberales, no lo son.

En nuestro país no cantamos mal las rancheras. A raíz del debate internacional, el presidente actual propuso una reforma para regular la marihuana medicinal. Esto se traducirá en ganancias económicas para los empresarios de la industria farmacéutica, que ya bastante han lucrado con nuestros cuerpos, y el control a través del sector salud. Ahora además de plantas, vamos a traficar con recetas. Lo que ya ocurre con las pastillas para dormir.

La reforma también contempla aumentar la dosis de consumo personal a 28 gramos. La equivalencia de esta cantidad con una onza, indica que estamos a merced de las políticas del país vecino del norte, el mismo que encabezó la prohibición hace casi 100 años. Eso es imperialismo.

En fin, el problema de las drogas no son las drogas, sino la manera en que nos relacionamos con ellas. Una verdadera revolución en este ámbito implicaría una transformación social de fondo, que busque mitigar la desigualdad social producto del sistema económico en que vivimos. De lo contrario, seguiremos teniendo lo mismos problemas que ahora, o quizá mayores.

Necesitamos políticas públicas sobre drogas que informen en vez de prohibir, que fomenten el consumo responsable, en vez de castigar. Grifos sí, pero con ética.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Cristianismo y homofobia

cristianismo-y-homosexualidad

Vi esta publicidad en facebook y decidí ir. Durante poco más de dos horas, nos explicaron los errores de interpretación de la Biblia en los pasajes que hablan sobre este tema. Nada que no podamos encontrar en otras fuentes.

Al final remataron con la frase ‘Seguir al sexo y al placer nos aleja del propósito de Dios’. Siempre he creído que el cristianismo actual tiene más parecido con el catolicismo romano del que están dispuestos a admitir. La iglesia que convocó al taller pretende distinguirse de las otras porque acepta la homosexualidad, pero al final condena igualmente al sexo y al placer.

¿Cuál es la novedad? La iglesia católica romana también acepta a las personas homosexuales, pero les pide castidad (Catecismo de la Iglesia Católica, párrafos 2357 al 2359).

En suma, el cristianismo sigue siendo homofóbico. Que las iglesias acepten a los homosexuales pero condenen el sexo y el placer, o les pidan vivir en castidad, es como vender el alma al diablo.

Estoy cansado de esta historia, ya lleva muchos siglos. Creo que ha funcionado porque es muy cómodo esperar al güerito (hombre rubio) que venga a traernos la redención, aunque luego nos la cobre caro. Qué poco originales somos.

Pastorela «No va a alcanzar la leña»

Personajes:

Narrador
María
José
Ángel
La asamblea del barrio (pastores)
Diablo
Reyes Magos
Santa Claus

Escena 1. El poliamor
(Casa de María y José, está María sola)

Narrador
Había una vez, unos cuantos años antes de Cristo, una joven llamada María, que vivía en el pueblo de Villarriba. Ella tenía muchas dudas acerca de las relaciones de pareja, estaba confundida porque no creía en lo que le habían enseñado sobre el matrimonio, la monogamia, la virginidad y la maternidad. Y todo esto le generaba muchas emociones que la confundían. Una noche de resaca, al tratar de despertar, se le apareció un ángel.

Angel
Ave María, ¿cuándo serás mía?

María
¿Quién eres tú? ¿David Bisbal?

Angel
No, me llamo Angel y solo vengo a decirte que vas a tener un hijo del espíritu santo.

María
¿Y tú cómo sabes?

Angel
Porque soy una combinación de ginecólogo y espiritista.

María
Mmmmm. ¿Y cómo le voy a decir a José?

Angel
¿Cuál José?

María
Mi novio, bueno, no es mi novio, mi pareja, bueno, el tío con el que vivo.

Angel
No te preocupes, te voy a dejar un libro acerca del poliamor y también la tesis de Giazú, para que te informes.

María
Ok, he aquí la esclava del señor, hágase en mí según tu palabra.

Angel
¿Ah? ¿Te va el rollo masoca? ¡Qué guay! Entonces también te dejo el libro de Pornoterrorismo, de la Diana Torres. Está buenísimo, a todos mis colegas les ha gustado y ahora estamos como en el paraíso, divirtiéndonos con flagelaciones, clavos, crucifijos, coronas de espinas… ¡Es la ostia! Por cierto, estás invitada a nuestra próxima muestra marrana.

María
¡Mola! Oye, una pregunta, ¿cómo se llamará mi hijo?

Angel
(Pensando) Se llamará… se llamará…

María
(Estornuda)

Angel
¡Jesús!

María
¡Gracias!

Angel
Adeeeeeeeeeeeeu. (Se va).

Escena 2. La migración
(Casa de María y José)

Narrador
A las cinco se cierra la barra del treinta y tres, pero José no sale hasta las seis, y si encima le toca hacer caja, despídete, casi siempre se le hace de día, mientras María, ya se ha puesto en pie, ha hecho la casa, ha hecho hasta el café.

José
(Llegando a casa.) Buenas, ¿cómo está la reina del cielo?

María
Bien. ¿Qué crees? Fíjate que anoche, cuando te marchaste, vino a visitarme un Angel.

José
¿Ah sí? Fíjate que ahora sí te la jalaste, porque los ángeles no existen.

María
Bueno, así se llamaba. Es un ginecólogo-espiritista y me ha dicho que voy a tener un hijo.

José
¡Qué felicidad! Por fin la familia nos va a dejar de joder con eso de tener descendencia, para conservar nuestro linaje de sangre y heredarle bienes materiales.

María
Sí. Y ya nadie se va a reír de mí por no tener hijos.

José
Yo también tengo noticias. Nuestra solicitud para tener papeles en este país fue aprobada, pero tenemos que ir hasta Barcelona por ellos, porque con los recortes presupuestales están cerrando muchas oficinas del pueblo.

María
¿Hasta Barcelona? ¿Y cómo vamos a ir si la Renfe no llega hasta acá?

José
Pues en burro.

María
Entonces vámonos pronto, porque hay que recoger los papeles antes de que entre el nuevo gobierno. Además tenemos que buscar dónde dormir porque en Barcelona habrá muchos turistas por las vacaciones de diciembre.

José
Es verdad. Y con suerte estaremos allá para el congreso de FEMIGRA y hagan un documental sobre nosotros. (Le muestra una publicidad del congreso.)

(Salen)

Canción para pedir posada:

Afuera:
En el nombre del cielo os pido posada pues no puede andar mi esposa amada.

Adentro:
Aquí no es mesón sigan adelante yo no debo abrir no sea algún tunante.

Afuera:
No seáis inhumanos, tened caridad que el Dios de los cielos os lo premiará.

Adentro:
Ya se pueden ir y no molestar porque si me enfado os voy a apalear.

Afuera:
Venimos rendidos desde Nazareth, yo soy carpintero de nombre José.

Adentro:
No me importa el nombre déjenme dormir pues que ya les digo que no hemos de abrir.

Afuera:
Posada te pido amado casero por sólo una noche la Reina del Cielo.

Adentro:
Pues si es una reina quien lo solicita ¿Cómo es que de noche anda tan solita?

Afuera:
Mi esposa es María, es Reina del Cielo, y madre va a ser del Divino Verbo.

Adentro:
¿Eres tu José? ¿Tu esposa es María? Entren peregrinos no los conocía.

Afuera:
Dios pague, señores vuestra caridad y os colme el cielo de felicidad.

Adentro:
Dichosa la casa que alberga este día a la virgen pura, la hermosa María.

Todos:
Entren santos peregrinos, peregrinos,
Reciban este rincón,
Que aunque es pobre la morada, la morada,
Os la doy de corazón.

Escena 3. Movimientos sociales
(En la asamblea del barrio)

Moderador
De acuerdo, para terminar la reunión pasemos a la parte de ruegos y preguntas.

Asambleísta 1
Compañeros y compañeras, hay muchas personas que han venido de fuera que no se han enterado que estamos formando una asamblea en el barrio, sugiero que vayamos a hablar con ellas. Ahora mismo he encontrado una pareja que está esperando un bebé y ha venido por un tema de papeles. Me han dicho que irían a Ningún Lugar a buscar a las organizadoras de un tal congreso FEMIGRA.

Moderador
Los que estén de acuerdo en ir, levanten la mano.

Asambleístas
(Todos aprueban moviendo las palmas de las manos en alto.)

Moderador
Bien, pues vamos.

Asambleístas
(Se levantan, caminan y cantan como los 7 enanos de Blancanieves)
Aijó, aijó, ya es hora de cerrar, aijó, aijó.

Moderador
(Leyendo el guión) ¡Aijó, aijó, ay joder! ¿Quién escribió este guión? Esa canción no es de navidad.
(Destapa una cerveza y canta) Beben y beben y vuelven a beber…

Asambleístas
(Cantando) Beben y beben y vuelven a beber…

Escena 4. Gubernamentalidad
(Los asambleístas en algún punto del camino a Ningún Lugar)

Asambleísta 1
Estamos perdidos. Es muy difícil llegar a ese sitio.

Asambleísta 2
¿Y si les llamamos? ¿o usamos el GPS?

Asambleísta 1
Imposible. Aún no se han inventado los móviles.

(Aparece el diablo)

Diablo
¿Les puedo ayudar?

Asambleísta 1
Sí, estamos perdidos.

Diablo
¿A dónde queréis ir?

Asambleísta 1
A ningún lugar.

Diablo
¿Me estás tomando el pelo?

Asambleísta 1
No, así se llama la asociación.

Diablo
¿Asociación de qué?

Asambleísta 1
Es una asociación cultural para la transformación social, autogestionada y sin ánimo de lucro.

Diablo
¡Ajá! Seguramente es otra casa okupa. Como regidor del nuevo gobierno municipal, ya me encargaré de eso. Mientras tanto, si tenéis tantas ganas de caminar, haced el camino de Santiago, o por lo menos id cantando villancicos hasta la Sagrada Familia.

Asambleísta 1
¡Uy! La hemos cagado. Vámonos, que este tío es el diablo. (Se alejan.)

Diablo
¡Y recordad que no vamos a permitir vuestras fiestas masivas! ¡Okupas!

Escena 5. Ciencia y feminismo
(Está María y José en Ningún Lugar, entran los de la asamblea)

Narrador
¡Oh, navidad! Glorioso día para la tradición cristiana. Estamos a punto de presenciar la escena maravillosa en que los pastores, personificados en la asamblea del barrio, se encuentran con José, María y el niño:

María y José
Buenas. (Saludan a todos)

Asambleísta 1
¿Qué tal? ¿Cómo va todo? ¿Y el niño?

María
Sucede que fue otra jugarreta de la tecnociencia, modelada por el discurso cristiano. Ese ginecólogo-espiritista que me diagnosticó no es más que un testigo modesto.  O sea, no hay niño. No es lo que yo quería, y ya me he sentido mejor después de hablar con algunas feministas, ¿verdad José?

José
Sí, además los lazos de sangre, ya han sido suficientemente sanguinarios (Haraway, 1997: 299).

Escena 6. Orientalismo, postcolonialismo, neocolonialismo
(Entran los reyes magos)

Reyes magos
Venimos a adorar al niño y a traerle regalos.

María
Pues ya se pueden ir, no hay niño.

(Entra Santa Claus)

Santa Claus
Reyes magos, os estaba buscando, me estáis arruinando el negocio de la navidad. Acabaré con ustedes para quedarme con el monopolio de los juguetes.

Reyes magos
¿Y tú quién te crees que eres? Ni siquiera sales en la Biblia.

Santa Claus
Da igual. Vosotros tampoco, solo dice que vinieron unos magos de oriente. Como siempre, queréis quitarnos nuestro trabajo a los ciudadanos del norte. Pero no permitiré que vengáis aquí con sus regalos baratos de imitación.

Reyes magos
Hagamos una cosa, tú vende tus regalos el 24 de diciembre y nosotros el 6 de enero, junto con la rosca de reyes.

Santa Claus
Vale, pero también quiero que nos repartamos el mundo, a mí me toca el norte y a vosotros el resto.

Reyes magos
Hecho, socio. Si al final estamos del mismo lado.

Escena 7 y última. Biopolítica y necropolítica

Narrador
¿Pero qué os habéis creído? Personajes de pacotilla. Habéis roto la tradición de la pastorela, cambiado el final y hecho lo que os ha dado la gana. ¿No os dáis cuenta? Es una tradición ancestral, que mucho trabajo costó elaborar a los misioneros para que ahora os estéis pitorreando de ella.
Pero esto no se quedará así. Seréis vigilados y castigados, viviréis en la incertidumbre y vuestros deadlines serán cada vez más cortos, por si fuera poco, arderéis en el fuego eterno de la santa inquisición.

Todos
(Ríen). No va a alcanzar la leña.

FIN

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario